Cromoterapia

¿Verdad que la vida es según el color del cristal con que se mire? Es más, todo cuanto nos rodea es de colores, el mundo entero y el Universo están llenos de colores; nosotros mismos somos de colores. Los vertebrados poseemos un pigmento, llamado rodopsina, cuya finalidad es absorber la luz, activando así la retina.

Uno de los aspectos más interesantes del color es que lo percibimos psíquicamente, por lo que incide en nuestros estados de ánimo: euforia, depresión, tristeza, alegría o gozo pueden provenir del color. Incluso la simple imaginación del color hace vibrar los sentidos; por eso los invidentes pueden sentir los colores.

La magia del color ha influido en los seres humanos desde la más remota antigüedad: el color del amanecer o de una puesta de Sol, la clara luz del día y las tonalidades de rojos, azules y grises hasta el anochecer, las diferentes gamas de verdes de las plantas, los colores de la tierra, etc. han sido poderosas señales que permitían identificar la naturaleza y adaptarse a ella.

Isaac Newton (1642-1727) descubrió que el espectro solar tiene siete colores: rojo, naranja, amarillo, verde, azul, índigo y violeta. Estos colores básicos se correlacionan con casi todo: con los planetas, los días de la semana, las notas musicales, el arco iris, los alimentos… De modo que son numerosas las aplicaciones de la cromoterapia. Cada color emite una energía o vibración diferente. Veamos cómo y para qué podemos usar cada color.

Rojo

Proporciona vigor y fuerza, aumentando la energía y confianza personales. Potencia la sexualidad. Estimula y ayuda a tomar decisiones propias. Favorable para empezar cosas nuevas. Para prevenir enfriamientos, problemas de asimilación del hierro y presión baja.

Naranja

Proporciona vitalidad, imaginación y sabiduría. Ayuda a lograr serenidad y a combatir problemas del corazón y de la piel. Es antiespasmódico. Favorece la fertilidad y la energía sexual. Se relaciona con el segundo chakra, el de la alegría y la prudencia. Ayuda a conseguir equilibrio emocional.

Amarillo

Proporciona optimismo y luz interior. Ayuda a combatir los malos pensamientos y los problemas en las comunicaciones o relaciones personales, así como problemas relacionados con la respiración y el habla. Activa la creatividad y la ilusión por la vida. Ayuda a mejorar en el trabajo y a los tratos comerciales.

Verde

Proporciona equilibrio y renueva las energías corporales. Ayuda a tener paz, esperanza, amistad e incrementa la sensibilidad. Combate dolores de cabeza o problemas renales.

Azul

Proporciona paz y serenidad. Eleva el espíritu. Ayuda para hacer meditación y entrar en contacto con uno mismo, así como para la inspiración artística. Puede mejorar la circulación de la sangre y apaciguar el sistema nervioso. Al actuar como antiestresante, sirve para combatir la vejez y las arrugas.

Índigo o Añil

Proporciona apertura mental y de espíritu. Ayuda a combatir los miedos y la timidez, así como a eliminar obsesiones o cuelgues del pasado. Puede ser interesante en tratamientos de belleza, entre otras cosas porque es desintoxicante.

Violeta

Proporciona intuición y eleva la espiritualidad. Ayuda a calmar el sistema nervioso y a equilibrar el funcionamiento de los órganos genitales. Potencia la actividad onírica y el contacto con otros mundos. Favorece la unión espiritual de dos personas.

 

UNAS CUANTAS NOTAS DE COLOR

1.- Los colores se dividen en cálidos (rojo, naranja y amarillo) y fríos (azul, índigo y violeta), más el verde, que ocupa el centro del arco iris y tiene la función de equilibrar. Los cálidos avivan el ritmo psicológico, generando excitación o aceleración. Los fríos apaciguan el espíritu, actuando como calmantes o pasivos.

2.- Si sientes antipatía por algún color determinado, sería bueno que pensaras los significados de ese color y cómo están funcionando en tu vida o en tus esquemas. Ten en cuenta que lo ideal es el equilibrio, aunque puedas sentir predilección por uno u otro color. Pensar eso te puede ayudar a descubrir algún problema o carencia personal. Si sacas alguna lección constructiva de ello, fantástico, en caso contrario, olvídalo, quizá lo entiendas en otro momento o el mensaje cobre sentido para ti en otra ocasión.

3.- Cada color corresponde a un signo zodiacal o a un planeta, pero lo mejor sería ver la carta astral de cada persona para ver qué colores tiene en exceso y cuáles por defecto, para poderle aconsejar el color a usar en un momento determinado. Sin embargo, también puedes usar uno u otro color en función del momento que estés atravesando y la finalidad que pretendas.

4.- Se puede hacer terapia con los colores. Por ejemplo, el rojo ayuda a combatir la anemia, mientras que el azul añil es eficaz contra los dolores de cabeza. El fuerte impacto que los colores ejercen en nosotros se ha comprobado en numerosos estudios de laboratorio. Así, en Cambridge se demostró que la luz roja produce excitación emocional, cambio de ritmo cardíaco y que afecta incluso a la actividad cerebral.

5.- Los colores que usamos habitualmente para vestir constituyen señales claras de nuestra personalidad. Además, suelen ir en consonancia con nuestros estados de ánimo.

6.- Arquitectos y diseñadores también usan el color como terapia o para provocar un determinado estado de ánimo. Así, se usa uno u otro color según se trate de un colegio, un hospital, una discoteca…

7.- La energía cromática de los colores también la podemos captar a través de la piel. Generalmente, no somos conscientes de ellos, pero hay gente con una capacidad especial. Dicen que, en realidad, todos podemos hacerlo.

Por | 2017-04-30T22:11:05+00:00 abril 24th, 2017|Blog, Suerte y bienestar|0 Comentarios

Sobre el autor:

Vicente Cassanya
Astrólogo profesional desde 1981. Autor de varios libros y del mejor Anuario Astrológico del mundo, que se viene publicando sin interrupción desde 1992 en España y América. Ha sido presidente de Astrólogos del Mediterráneo. Director de las revistas astrológicas Urania (1985-87) y Tu Suerte (1998-2014). "Saber más sobre mi"

Dejar un comentario

¡Muchas gracias por compartir!