Horóscopo anual 2017

Para saber mucho más sobre como te puede ir el año y planificarlo bien, te recomiendo el Anuario Cassanya 2017-18, que te ofrece mucho por muy poco.

También puedes solicitar tus Pronósticos personales para un año

Este año 2017 sigue marcado, sobre todo, por la histórica y poderosa cuadratura Urano-Plutón, que marca el ruido de fondo que determina toda esta segunda década del siglo XXI.

Pero también destacan la cuadratura entre Saturno y Neptuno, que tan profundos influjos están ejerciendo en el devenir de la historia.

Y, sobre todo, por el trígono entre Saturno y Urano, ampliamente descrito en la sección de Astromundial del Anuario Cassanya 2017-17. Una configuración que aboca al proteccionismo, los nacionalismos y la derechización de la política.

En el ámbito individual, señalan tiempos de cambios. El primero de los ciclos, el de Urano-Plutón, representa revolución, inestabilidad y un mundo cambiante de forma acelerada sobre el que se tiene escaso control.

El segundo, el de Saturno-Neptuno, representa la necesidad de encontrar el centro de uno mismo en medio del caos del entorno, para lo que es necesario hallar a inspiración, pero meditando y trabajando duro de forma perseverante.

Estos dos aspectos ya eran importantes el año anterior, a los que ahora se suma el de Saturno-Urano, que, en el ámbito individual  representa la necesidad de aprender a armonizar lo viejo con lo nuevo, lo conocido por lo inexplorado.

Estoy seguro de que, si te empeñas, tu vida mejorará día a día. Para ello te ofrezco mi ayuda con el Horóscopo Mensual para tu signo, que puedes ver más arriba, y te deseo suerte.

Valora estos pronósticos en su justa medida, partiendo de cuatro premisas fundamentales:

I.- Los pronósticos que aquí desarrollo, por más cariño y cuidado que haya puesto en su tratamiento, no pueden dejar de ser generales, es decir, para todos aquellos que pertenecen a un determinado signo, sin poder tener en cuenta las diferencias tan importantes que existen en función de la fecha, hora y lugar de nacimiento de cada persona. Aunque, ¿acaso no vale más conocer un 50% de nuestro probable futuro que nada?

II.- No existe ningún saber absoluto y nada es infalible, por lo que no debemos obsesionarnos nunca.

III.- Las efemérides planetarias constituyen la herramienta básica del astrólogo, por lo que nos apoyamos en las matemáticas y la astronomía. Pero ello no garantiza la perfección de esta disciplina milenaria y en constante evolución.

IV.- Los pronósticos no deben condicionar nuestras decisiones, sino que deben tomarse como un elemento más de juicio. A la hora de elegir, siempre que sea posible, conviene escoger la vía del corazón, porque sólo allí las contradicciones no existen.

¡Que las estrellas te acompañen!